Madrid, paraíso de la tecnología

Madrid, paraíso de la tecnología

Pasen, vean, escuchen y disfruten de un mundo fantástico y, para muchos, irreal. Un mundo donde los productos digitales se convierten en la estrella.

Pasen a E-Life, una feria en la que, por primera vez en Madrid, se pueden aprender algunas de las aplicaciones que la «tecnología digital » tiene en diferentes ámbitos como la cultura, el ocio y la divulgación.

La iniciativa, en la que participa el Ayuntamiento de Madrid, pretende llegar a un público de todas las edades, pero que sobre todo volverá loco a los yell (jóvenes, de edad o de espíritu, a los que apasiona la vida electrónica).

Porque no sólo se trata de una exposición de los últimos productos digitales, sino de intentar hacer atractivo este universo que para muchos resulta todavía desconocido.

E-Life

Eduardo Infante pone a punto los más de cien ordenadores que tiene el cíber, una de los sectores más demandados de la exposición. Junto con sus compañeros, Eduardo está para controlar el tiempo (la gente sólo puede utilizar los ordenadores durante 30 minutos), los turnos, pero sobre todo, para ayudar a las personas mayores a que aprendan a navegar por Internet.

De ahí que este área cibernáutica se haya dividido en dos: «Los ordenadores que tienen las sillas blancas sólo pueden ser utilizadas para gente de más de 40 años y que no sabe muy bien cómo funciona; el resto, de color transparente, son para los jóvenes ».

Frente a ellos, el «doctor Yell » y su equipo se enfundan en una bata de médico para resolver cualquier duda que pueda tener el visitante.

Aritz explica uno de los productos más soprendentes del evento: el EPC, esto es, un ordenador que se puede conectar al televisor y que ocupa lo mismo que un reproductor de dvd: «Además, puedes dividir la pantalla.

De esta manera, mientras que estás viendo una película, puedes estar chateando o mirando tu correo electrónico ».

Otra de las novedades es el decodificador para ver la televisión digital: «Un producto que, aunque ahora nos suene a chino, lo van a tener todas las personas que quieran ver la televisón antes de que se lleve a cabo el apagón analógico previsto para el 2012 », afirma.

Pero, junto con lo móviles, los microordenadores y cámaras de fotos, las videoconsolas vuelven a ocupar un lugar primordial.

Por ello,para los aficcionados a los videojuegos no sólo podrán ver cómo compiten los profesionales de este tipo de torneos, sino también participar en ella durante los tres días que dura E-life.

En contra de los que muchos puedan pensar, las nuevas tecnologías digitales también sirven para descubrir una nueva forma de expresión cultural. Entre luces de neón y decoración futurista más parecida a los escenarios de la emblemática película de Kubrick «La naranaja mecánica », se sitúan dos salas que inevitablemente captarán la atención del visitante.

La primera se trata de Madrid Mousaic, una obra en la que se proyectan más de 500 imágenes de la capital. La segunda alberga un videojuego creado por inmigrantes magrebíes y que tiene de escenario de fondo el barrio Lavapiés.

Un juego que, según David, uno de los creadores, permite ponerse al jugador en la piel de un inmigrante que acaba de aterrizar en Madrid: «Se muestran situaciones reales que los propias personas que han creado el juego han vivido en sus carnes ».

Y como no podía faltar, la música electrónica entonada por doce artistas, acompañada de proyecciones digitales, pondrá el broche a este evento futurista. Una feria en la que, el próximo año, ya nada será igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *