Que hacer para rejuvenecer el rostro

La situación de belleza ideal es verse reflejado en el espejo y sentirse bien con uno mismo. Sin embargo, las imperfecciones faciales y corporales a veces lo hacen difícil; por eso la imagen personal es algo que hay que trabajar y cuidar día a día.

En ocasiones se añora la imagen que ese espejo reflejaba cuando se era más joven y la piel del rostro aparecía firme y llena de vitalidad; hoy en día es posible conseguir recuperar ese reflejo en lugar de añorarlo.

Para lograr este objetivo el campo de la estética dispone de múltiples opciones y tratamientos faciales. Uno de ellos consiste en un ritual de ingeniería cosmética que reafirma y rejuvenece el cutis desde el interior.

Este tratamiento tiene en cuenta los tres detonantes que influyen en el envejecimiento del rostro: la pérdida de elasticidad, la ralentización de la actividad metabólica de los tejidos y el endurecimiento de la matriz dérmica. Puesto que ninguno de estos procesos puede aislarse del resto y están interrelacionados la solución es una estrategia global.

La aplicación de una serie de activos sobre la piel a lo largo de cuatro sesiones esparcidas en un periodo de un mes permite que el rostro recupere un aspecto más joven atenuando las arrugas y las líneas de expresión  recuperando la firmeza del óvalo facial. Las funciones que han de cumplir estos activos son las de prevenir la sacarificación de lasfibras de colágeno, la reconstrucción de las mismas así como la de la elastina dañada y la creación de una red capaz de tensar la superficie cutánea.

Todos estos elementos están desarrollados para causar un efecto lifting integral. No obstante, antes de decidirse por este u otro tratamiento conviene poner  la piel en las mejores manos posibles, puesto que sólo así se garantiza su salud: las de los expertos en estética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *